52 Semanas a la Salud: Semana 17, Semana Mundial de la Vacunación

Twitter
Visit Us
Follow Me
YouTube
YouTube
Instagram
RSS
EMAIL

 

La Semana Mundial de la Vacunación es una observación anual para señalar la importancia de proteger a los bebés de las enfermedades prevenibles por vacunación y celebrar los logros de los programas de vacunación y sus socios en la promoción de comunidades saludables.  Las enfermedades como la viruela, la difteria, la poliomielitis, el sarampión y la tos ferina casí se eliminaron en los EE. UU. a través de excelentes programas de inmunización. Desafortunadamente, algunos de estos están volviendo por que más padres escogen no vacunar a sus hijos.  Los brotes de tos ferina y sarampión en los últimos años muestran este problema.

La tos ferina es una enfermedad muy contagiosa que puede ser mortal para los bebés.  Se transmite de persona a persona, generalmente tosiendo o estornudando mientras está en contacto cercano con otros. Los bebés están en mayor riesgo antes de que se vacunen por completo, por lo que los que cuidan de ellos deben ser vacunados.  La vacuna Tdap (tétanos, difteria y tos ferina) se puede administrar a cualquier persona de 7 años o más.  Las mujeres embarazadas también deben ser vacunadas durante sus embarazos alrededor de las 30 semanas de gestación para maximizar la transferencia de anticuerpos al bebé.   El nivel de anticuerpos contra la tos ferina disminuye con el tiempo, por lo que Tdap debe administrarse durante cada embarazo para transferir el mayor número de anticuerpos protectores a cada bebe.

Usted puede estar escuchando mucho sobre sarampión últimamente, y preguntándose por qué ha regresado.  Los CDC han hecho una lista de los hechos más importantes sobre el sarampión para los padres: www.cdc.gov/measles. El sarampión puede ser grave.  Algunas personas piensan que el sarampión es sólo un sarpullido pequeño con fiebre que desaparece en pocos días, pero el sarampión puede causar complicaciones serias de salud, especialmente en niños menores de 5 años de edad.  No hay manera de saber por adelantado la gravedad de los síntomas que un niño puede experimentar.

  • Aproximadamente 1 de cada 5 personas en los Estados Unidos que contraen sarampión serán hospitalizadas
  • 1 de cada 1.000 personas con sarampión desarrollará inflamación cerebral, lo que podría causar daño cerebral
  • 1 o 3 de cada 1.000 niños que se infectan con sarampión morirán por complicaciones respiratorias y neurológicas
  • El sarampión puede causar que las mujeres embarazadas que no hayan recibido la vacuna MMR den a luz prematuramente o tengan un bebé con bajo peso al nacer.

Algunos de los síntomas más comunes del sarampión incluyen fiebre, sarpullido, nariz que moquea y ojos rojos. La erupción de sarampión aparece de 3 a 5 días después de los primeros síntomas. El sarampión es muy contagioso y se propaga por el aire cuando una persona infectada tose o estornuda.  Es tan contagioso que si una persona lo tiene, 9 de cada 10 personas a su alrededor también se infectarán si no están inmunizados. Una persona infectada puede transmitir el sarampión a otros incluso antes de saber que él/ella tiene la enfermedad – de cuatro días antes de desarrollar el sarpullido del sarampión hasta cuatro días después.

El sarampión fue declarado eliminado de los Estados Unidos en 2000 gracias a la utilización de una vacuna segura y efectiva. Eso significa que la enfermedad ya no está constantemente presente en nuestro país.

  • Del 1 de enero al 31 de diciembre de 2019, se confirmaron 1,282 * casos de sarampión en 31 estados. De estos casos, 128 fueron hospitalizados y 61 informaron tener complicaciones, incluyendo neumonía y encefalitis.
  • Este es el número más grande de casos reportados en los EE. UU. desde 1992. Más del 73% de los casos se relacionaron con brotes recientes en Nueva York. La mayoría de los casos fueron entre personas que no fueron vacunadas contra el sarampión. Es más probable que el sarampión se propague y provoque brotes en comunidades de EE. UU. donde grupos de personas no están vacunadas.

En todo el mundo, se estima que 10 millon de personas contraen sarampión y 110.000 personas, la mayoría de estas son niños, mueren de la enfermedad cada año. Aun si su familia no viaja fuera del país, podría entrar en contacto con sarampión en cualquier parte de su comunidad.  Cada año, el sarampión es traído a los Estados Unidos por extranjeros no vacunados (estadounidenses o visitantes extranjeros) que contraen sarampión mientras están en otros países.  La mejor protección contra el sarampión es la vacuna contra sarampión, paperas y rubéola (MMR por sus siglas en ingles).

Su hijo necesita dos dosis de la vacuna MMR para obtener la mejor protección:

  • La primera dosis a los 12 a 15 meses de edad
  • La segunda dosis de 4 a 6 años de edad

Si su familia viaja al extranjero, la recomendación de la vacuna es un poco diferente: Si su bebé tiene entre 6 y 11 meses de edad, debe recibir una dosis de MMR antes de irse. Si su hijo tiene 12 meses de edad o más, él o ella necesitará 2 dosis de la vacuna MMR (separada por al menos 28 días) antes de viajar a otros países.

También, es importante señalar que Kentucky es uno de los estados malsanos en nuestra nación; Pero, algunas opciones de estilo de vida saludables podrían cambiar esto.  En primer lugar, comer comidas  en porciones normales de alimentos nutritivos, incluyendo al menos cinco frutas y verduras al día puede reducir el peso y reducir las enfermedades del corazón y la diabetes.  Segundo, hacer ejercicio por unos 30 minutos al día puede disminuir la presión arterial. En tercer lugar, evitar el uso de productos de tabaco puede reducir varios tipos de cáncer.  Finalmente,  asegurarse que realice sus evaluaciones preventivas que se necesita para detectar enfermedades temprano y aumentar su probabilidad de buena salud, y recibir sus vacunas recomendadas pueden prevenir enfermarse en primer lugar.

Fuente: Centros para el Control de las Enfermedades (CDC por sus siglas en ingles)

Semana 17 – Semana de Vacunación